-G.I.P.M.O siempre alli..donde el mundo es diferente-

22 de octubre de 2011

FANTASMAS EN ESPAÑA-G.I.P.M.O



                                 FANTASMAS EN ESPAÑA-                 

  • La Santa Compaña gallega, Güestia asturiana o Estadea, Estantiga o Estantigua castellana, es una antiquísima procesión de fantasmas luminosos o con velones que da muy mal fario y presagia muerte, como la banshee irlandesa. Parece provenir de un antiquísimo mito divulgado por toda Europa, el de la Mesnie Hellequin.
  • La campana de Velilla en Aragón suena desde muy antiguo sin que nadie la toque para avisar grandes muertes y fallecimientos de personas notables, reyes, emperadores etcétera. El padre Feijoo intentó racionalizar el hecho sin sacar mucho en limpio.
  • Las teleplastias de Bélmez o Caras de Bélmez siguen sin explicación científica plausible alguna.
  • Panteon de los Sevillanos ilustres en Sevilla. Este enclave está situado en la calle Laraña, bajo la Iglesia de la Anunciación (Sevilla) y la Facultad de Bellas Artes. En él se encuentran enterrados algunos de los sevillanos de renombre. Entre éstos se encuentra Cecilia Böhl de Faber y Larrea (que utilizaba el pseudónimo de Fernán Caballero) cuyo espíritu se dice que se aparece en muy contadas ocasiones a los trabajadores de mantenimiento del panteón y de la Facultad de Bellas Artes
  • En el convento de San Juan de Dios en Olivenza (Badajoz), del s. XVI, antiguo monasterio de monjas clarisas y luego de monjes de San Juan de Dios, hospital militar y cuartel de carabineros, actual sede de la Escuela de Teatro y Danza de Extremadura, numerosas personas atestiguan haber oído una hermosa música de órgano y el canto religioso de una monja; sólo que no hay órgano en la actualidad y tampoco monjas. Asimismo se han documentado ruidos, pasos, voces -a veces, gritos de mujer-, golpes y sombras paseantes por el claustro.
  • En mitad de la carretera que pasa por el camping de Los Alfaques (Tarragona) aparecen algunos de los 243 turistas quemados vivos por el fuego de un famoso incendio provocado el 11 de julio de 1978 por el accidente de un camión de propileno inflamable, provocando grandes sustos.
  • La actual sede del Catastro de Granada goza de la siniestra fama de ser uno de los lugares más encantados de España. Los rumores remontan a los años setenta del siglo XX, pero son muy anteriores: hay tradiciones que hablan de maldiciones, desprendimientos de imágenes religiosas y otros objetos en el templo que hubo allí en siglos anteriores, de ruidos extraños y de la propensión a accidentes y caídas de objetos que asustaba a los trabajadores del lugar cuando fue un almacén. Se encuentra emplazada sobre antiguos enterramientos en un lugar donde hubo tres mezquitas, un aljibe para abluciones y una rápita, así como dos antiguas iglesias posteriores consagradas a la Magdalena. Muchos vigilantes han dejado su trabajo; los cajones y archiveros se abren, las máquinas escriben solas, los objetos desaparecen o se mueven, se ven sombras, suenan ruidos inexplicables y hay violentos descensos de temperatura... En 1985 se convirtió en la Diputación de Granada, motivo por el cual se empezaron a divulgarse en los periódicos, por parte de funcionarios asustados, los habituales fenómenos de poltergeist del lugar. Cuanto más se estudiaba la historia del lugar, más hechos malditos y luctuosos se descubrían; una extraña sensación hace a la gente desear salir del edificio. El lugar es uno de los más estudiados por la parapsicología española.
  • El fantasma de la empozada Catalina Lercaro se aparece de vez en cuando en el Museo de Historia de Tenerife.
  • La Casa de las Siete Chimeneas de Madrid cuenta con el fantasma de una joven desposada que murió de pena cuando su marido, un joven capitán, murió en la Batalla de San Quintín; en ese mismo lugar se suicidó su padre ahorcándose en una de las vigas de la mansión. Se dice que la joven era amante del rey y éste envió a su marido a la batalla para que muriera, y también que el padre emparedó a la hija para ocultar un incesto; el caso es que se aparecía una dama blanca con antorcha dándose golpes en el pecho algunas noches en el tejado y tras el toque de ánimas. También se habla de una muchacha casada con un viejo rico que fue asesinada a puñaladas en su sótano, encontrándose esparcidas sus arras.
  • En la calle Monasterio de Madrid hay una tienda anticuaria, El baúl del monje, que se asienta en una casa donde pereció anteriormente un abogado en un violento incendio. Cuando se emprendieron obras de reforma en 1998 aconteció uno de los poltergeist más violentos que se han documentado en España: lámparas que se movían, desplazamientos y choques de objetos y estatuas, portazos, ruidos, muebles que se colocaban en el pasillo para impedir el paso, manecillas de reloj que se movían a toda velocidad, e incluso el extrañísimo y raro fenómeno de los aportes, esto es, en parapsicología, materializaciones de objetos, en este caso monedas fuera de circulación, botones, esquirlas de vidrio y trozos de madera quemada que caían del techo a toda velocidad. Asimismo, distorsiones electromagnéticas tales que incluso anulaban el campo magnético terrestre para acercarlo a cero.
  • Acaso el primer caso de poltergeist en España documentado fue en 1724, cuando el médico y escritor Diego de Torres Villarroel acudió llamado por la Condesa de Arcos a su casa, situada en la calle Fuencarral, para ser testigo de un fenómeno paranormal. El mismo escribió en su Vida: "Puedo asegurar que quince noches me tuvo en vela y desasosegado un ruido horroroso que oí en una casa en Madrid [...] tan fuera del orden natural, como derribarse los cuadros, sin caer el clavo ni la argolla, abrirse las puertas estando cerradas con llaves y cerrojos, rodar la plata sin romperse..." Toda la servidumbre se había encerrado a dormir en el amplio salón, del miedo que sufrían ante los fenómenos, consistentes en repetidos golpes y movimientos de objetos, y el propio poeta contempló la caída de varios cuadros en una habitación. No pudo averiguar el origen de esos ruidos, aunque sí tuvo claro que no se trataba de una broma.
  • El llamado Duende de Zaragoza se manifestó por vez primera a las seis y media de la mañana del 27 de septiembre de 1934 en el número 2 de la calle zaragozana Gascón de Gotor, en una casa vecinal donde hoy se encuentra un bloque de pisos que en su memoria se llama Edificio Duende, y el fenómeno duró unos tres meses, hasta fines de diciembre de 1934, atrayendo la atención internacional; la voz se despidió amenazando de muerte a todo el edificio. Todo empezó cuando sonaron unas estruendosas carcajadas en uno de los rellanos de la escalera; luego se manifestó una voz (al principio afeminada, luego varonil; las diferencias según el testimonio sugieren que tal vez fuesen voces diferentes) que salió de uno de los quemadores de la cocina de la familia Palazón el 15 de noviembre, quejándose ay a la criada Pascuala Alcocer en tono de voz lejano, y profiriendo también carcajadas e insultos menores, o dirigiéndose a la ama de la casa, María, ven. La entidad era de la clase de las interactivas, sostenía conversaciones y conocía cuanto pasaba en el cuarto (si la luz estaba encendida o apagada, podía contar la gente que había en el cuarto, medir con exactitud objetos exteriores e interiores del edificio y responder a preguntas); su acento era socarrón; la familia Palazón abandonó el piso asustada y lo ocupó otra familia, los Grijalva; el duende siguió manifestándose, y hablaba con más facilidad cuando se dirigían a él sus conocidos y especialmente el niño de la casa, Arturo Grijalva Torre. Se descartó que fuera un fenómeno de ventriloquía inconsciente provocada por la histeria de la criada, porque el fenómeno se producía también en su ausencia, y el juez Pablo de Pablos mandó desarmar la cocina, inspeccionar las tuberías y aislar el lugar, sin encontrar nada positivo. Dictaminó pues que se trataba de un caso parapsicológico. Un nuevo Juez, Luis Fernando, aplicó la censura al caso echando la culpa a la criada adolescente. El sumario ha desaparecido. El duende no estaba contento con esa curiosidad, y de vez en cuando decía "ya estoy aquí, cobardes, cobardes". El diálogo más citado es este:
-Policía: ¿Quién eres? ¿Por qué haces esto? ¿Lo haces por dinero?.
-Voz: No.
- Policía: ¿Quieres trabajo?.
- Voz: No.
- Policía: Entonces, ¿qué quieres, hombre?.
- Voz: Nada; no soy hombre.
Por la mañana saludaba dando los buenos días y por la noche se despedía con buenas noches. Algunos afirman que, por extrañas circunstancias de la construcción del edificio, una sola de las cocinas tenia comunicación directa con la que difundía la voz del duende, donde vivían unos jóvenes que rondaban de esta manera a la criada o empleada de hogar, aunque esta información fue oscurecida, escondida y apenas difundida, como suele acaecer en estos casos; la explicación no logra, sin embargo, determinar cómo podía conocer la voz lo que ocurría en la habitación.
  • El Teatro Novedades de Madrid se incendió el 23 de septiembre de 1928; en menos de una hora todo se redujo a escombros. Murieron 67 personas y quedaron heridas o quemadas en diverso grado más de 200. A partir de entonces, muchos vecinos de la plaza de Santa Ana donde se situaba dijeron que un espíritu aturdido y nada hostil se mostraba con asiduidad para recordar este siniestro. Otros seguían oyendo los gritos de las víctimas del teatro incluso varios meses después.
  • El Conde Estruch es la versión hispanocatalana del Conde Drácula, pero desde que le destruyeron en la Guerra Civil el Castillo de Llers no tiene donde aparecerse.
  • El Dip es un perro vampiro muy documentado en la parte nororiental de España. La Pesanta es un perro enorme, a veces un gato, que se aparece sobre el pecho de los durmientes para con su peso impedirles respirar y crearles pesadillas. En ese sentido son muy parecidos a una clase de trasgos y duendes.
  • El Palacio de Linares (hoy Casa de América), en Madrid, fue construido en el siglo XIX, levantada por nobles españoles cuya fortuna era de origen indiano. Allí, se dice, vivieron dos hermanos que sin saber que lo eran se casaron y tuvieron una hija. Al revelarse la verdad, la niña terminó en un hospicio bajo el nombre de María Rosales y la madre, Raimunda, murió ahogada en el pozo del jardín. Los fantasmas de la muchacha y de la madre, en todo caso, se quedaron llorando en los salones y corredores de la mansión, que con el tiempo fue abandonada. En los últimos años, serísimos "expertos" españoles han logrado incluso grabar la voz de alguien que clama por su madre.
  • El Museo de Arte Moderno Reina Sofía de Madrid tiene desquiciados a algunos vigilantes nocturnos que escuchan voces, ven subir y bajar solos a los ascensores y moverse objetos. El edificio fue anteriormente un hospital muy antiguo.
  • Sevilla, ciudad de caudalosa historia, cuenta también con no pocos fantasmas. El más documentado es el de Sor Úrsula, una monja de la Orden de la Caridad que se aparece en el Hospital de las Cinco Llagas, un edificio renacentista que alberga hoy al Parlamento de Andalucía. Vaga por los pasillos del edificio y frecuenta la sala de enfermos y la antigua sacristía. En la Diputación de Sevilla se pasean fantasmas por los corredores del antiguo cuartel. Nadie se atreve a pasear por la calle Verde las noches del último viernes de cada mes, allí donde existe el estrecho pasadizo de la vieja judería. También hay un caballero difuminado con capa y gola que habita los altos de una farmacia de la calle Francos.
  • El del palacio de la plaza de Santa Eulalia (Murcia); una mujer se aparece cada noche en el tejado gritando terribles lamentos. En el siglo XI, la familia Saavedra habitaba el palacio y la esposa de uno de los aristócratas fue infiel.
  • El del Castillo de la Concepción (Cartagena): se aparece por las noches una mujer que fue emparedada entre sus muros.
  • En la biblioteca municipal de Alcantarilla se escuchan lamentos al llegar la noche. El edificio fue sede de la Inquisición durante el siglo XVIII.
  • En el antiguo sanatorio para tuberculosos de Sierra Espuña, cerrado en 1962, se aparece el fantasma de una mujer y se producen fenómenos poltergeist como por ejemplo ventanas y puertas que se cierran de repente.
  • El del palacete de la calle Siervas de Jesus (Murcia). Un noble degolló a una novicia de la que estaba enamorado. Desde entonces ocurren fenómenos extraños.
  • En la costa murciana se han visto algunos fantasmas, como el de una princesa rusa que fue asesinada por el dueño de la isla del Barón o el barco fantasma que según cuentan los pescadores se ve al alba del día de la Virgen.
  • La Cornudilla es un pueblo fantasma que pertenece al término municipal de Requena, muy cercano a las aldeas de los Marcos y los Ruices. Durante los años cincuenta hubo mucha actividad paranormal allí, especialmente en la llamada Casa del ruido; ahora apenas quedan unos muros en pie.
  • En el pub "El Granero" de la ciudad de Granada se aparece un monje llamado Lorenzo. El local formaba parte del Palacio de Abrantes, que fue construido en el siglo XVI.
  • En el teatro Cervantes de Almería se aparecen los fantasmas de la actriz Conchita Robles, asesinada ante el público el 13 de enero de 1923 cuando representaba Santa Isabel de Ceres de Alfonso Vidal y Planas, el de un joven asesinado también por el mismo criminal y el de un señor mayor.[8]
  • En el Convento de la Merced de Gibraltar, ahora del Instituto Cervantes, se aparece el fantasma de una monja.
  •     INFORMACION:WIKIPENDIA-

No hay comentarios:

Publicar un comentario


G.I.P.M.O Investiga lo insolito-parasicologia,misterios,OVNI,fantasmas,casas encantadas,psicofonias.En GIPMO hablamos de lo inesplicable y buscamos respuestas.
Art Esoterico NVG cuadros al oleo y acrilicos,artesanias.
Siempre alli..donde todo es diferente..